Les cookies ens ajuden a subministrar els nostres serveis. En utilitzar els nostres serveis, acceptes l'ús que fem de les cookies.

Si no canvies la configuració del navegador, n'acceptes el seu ús.

Accepto

TRES VOLUNTÀRIES, TRES HISTÒRIES!DSC02007

La Lourdes, la Mª José i l’Elena comparteixen amb tots nosaltres que senten i què viuen en la seva implicació com a voluntàries del Centre Sant Jaume.


 

Yo creo que llevo unos 8 años más o menos asistiendo al Centre Sant Jaume. Lo que en un principio pensé que sería una ayuda por mi parte a la realización de un proyecto que hasta entonces desconocía, ha resultado después totalmente  lo contrario.  Lo poco que he podido aportar con mi colaboración, no ha sido nada con lo que he recibido y aprendido de: educadores, voluntarias y, sobre todo, de los niños. Ellos, cada cual con sus  vivencias a cuestas, sus enfados, sus sonrisas y muestras de cariño, son especialmente gratificantes aunque no terminen unos deberes o cueste que se entienda un tema. Es un rato que permaneces a su lado, escuchándolos, interesándote por ellos y eso creo que es lo más importante.

 

 

 

Lourdes Teichman


Aquesta és la meva primera experiència com a voluntària. Fa molt poquet que he començat al Centre San Jaume però el suficient per poder assegurar que això "enganxa"! Me'n va parlar una antiga voluntària que ho va haver de deixar per motius laborals i que ho enyora molt i, no va haver d'insistir-me gaire. Dit i fet. Em va posar en contacte amb la Mª José Egea i tot van ser facilitats.

 

Per a mi està sent una experiència fantàstica. La relació amb els nens fa que es creï, dia a dia, un vincle afectiu important i gratificant. El tracte amb la resta de voluntaris i educadors és molt cordial, el què fa que em senti molt a gust i mentre pugui, continuaré ajudant als nens i nenes del Centre.

 

Mª José Miras.

 

En el Centre Sant Jaume entras en contacto con una realidad de familias que lo tienen muy difícil para dar a sus hijos una estructura familiar donde lo esencial que es el dar ejemplo de vida, no pueden, pues carecen de él.

No todas las familias son así, algunas sí que lo tienen, pero entonces entran factores de educación y económicos que hacen que los chicos, sin darse cuenta ellos, te transmiten una sequedad de planteamientos duros como respuesta a temas cotidianos.

Creo que lo bueno del Centre Sant Jaume es la otra dimensión que se les da, basada en el acompañamiento diario, con unos valores humanos, sociales, académicos, que por ser tan cercana la relación, los chicos se empapan de ellos.

Como voluntaria, veo “lo que se cuece en el puchero”, y realmente el reto es difícil, pues a veces en algunos menores, no se ve reacción alguna, pero siempre salgo con optimismo del Centro, pues siento que esta respuesta será realidad en el transcurrir de los años.

Un abrazo para todos.

Elena Pascual

 

CSJ en imatges!

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

Connecta't